Correo electrónico

latribudelsaber@gmail.com

Desde que hay registros históricos, el hombre ha tratado de prolongar su vida y aliviar los dolores. Para esto hemos utilizado los elementos que la naturaleza nos ha regalado y en particular las especies vegetales han sido un aliado bondadoso para mantener nuestra salud.

El término «Fitoterapia» nace con el médico francés Henri Leclerc (1874-1955 d.C.). Proviene del griego Phytón (planta) y Therapeía (tratamiento). Actualmente se define como «ciencia que estudia la utilización de los productos de origen vegetal con finalidad terapéutica, para prevenir, atenuar o curar un estado patológico, o con el objetivo de mantener la salud». Se considera especialmente útil en el tratamiento de afecciones leves o moderadas y también enfermedades crónicas.

Hay que entender que «natural» no significa «inocuo». Actualmente existe mucho conocimiento y base científica para los productos fitoterapéuticos, por lo tanto, es importante su uso adecuado, tanto en la indicación, la dosis, la vía y la forma de administración, además de conocer los posibles efectos secundarios, interacciones y contraindicaciones. No se debe minimizar su posible riesgo solo porque sea de origen natural y hay que utilizarlo sólo para lo que ha sido demostrada su utilidad.

Planta Medicinal: Cualquier planta que en uno o más de sus órganos contiene sustancias que pueden ser utilizadas con finalidad terapéutica o que son precursores para la semisíntesis químico-farmacéutica.

Droga Vegetal: Planta o partes de plantas enteras, fragmentadas o cortadas, sin procesar, generalmente desecadas, aunque también a veces en estado fresco.